24/2/14

SONES




  Intimidación 
   Sones de gaita, saturando el aire, con un estruendo capaz de alzarse por encima de un tambor, también solitario y austero. Sonidos juntos capaces de hacer resurgir el sentimiento de hombres recios ante la adversidad, mientras se agrupan  para dar batalla. Marchas sonoras para ensordecer tanto el miedo propio como para amedrentar el valor ajeno.
   Sones capaces de hacerse oír sobre los gritos y aullidos que asolaran los paisajes, sin pensar demasiado en las desdichas que se sembrarán. Catalizador de sentimientos heroicos, de rabia y de dolor, en el  homenaje postrero de los que no regresarán.
 

29/9/13

EQUILIBRIO

Cuerpo sobre cuerpo,
tierra sobre tierra:
viento sobre viento. 
(Miguel Hernández
Cancionero y Romancero de ausencias)

22/9/13

En FIRENZE

  

    Pretendía escribir una crónica lejana al uso formal, relatando los detalles de una visita desde un punto de vista fronterizo con el cinismo. Del tipo de: 
"Para alguien acostumbrado al prerománico asturiano, Florencia es de una suntuosidad abrumadora, muy de... nuevos ricos".


   O también podía haber escrito algo más extenso, relatando las bondades del goce estético de la ciudad: "Subir a la iglesia de S. Miniato Al Monte, y poder contemplar la belleza del románico mejor conservado de toda la Toscana, casi en soledad. Bajar a la cripta con el tiempo justo para poder escuchar los últimos minutos de una misa cantada en gregoriano por viejos monjes y, al salir, contemplar, la luz del atardecer deslizándose sobre las fachadas de la ciudad, a la vez que se encienden las primeras luces al anochecer.



 Entrar en el Baptisterio o subir a la linterna del Duomo, pasear por su cúpula, teniendo al alcance de la mano los impresionantes frescos sobre el juicio final; Sólo puede ser superado por la indolencia de estar en una fresca suite del hotel, mientras me recreo en la lectura una novela de Benito P. Galdós, (-Miau-, en la que arremete, ya en el siglo XIX contra la administración moribunda de España, plagada de nulidades) con las amplias puertas del balcón abiertas de par en par a la ciudad y al río Arno, mientras de fondo se perciben diluidos bajo el calor de agosto los ruidos y la voces de los turistas".

 
   También barajaba la posibilidad de entrar más en el detalle, que hace distinta una mirada de otra, fuera ya de los clasicismos propagandísticos oficiales sobre las descripciones de las iglesias, estatuas o monumentos varios. Más centrada en momentos de ensoñación vividos, viendo actuar a la naturaleza, indiferente al bullicio, del tipo:
"Una grulla sobrevuela el río directo hacia el Sol que quiere ocultarse tras el Ponte Vecchio y demora, manteniendo la  expectación hasta el último instante, la decisión de si lo sorteará sobrepasándolo bajo los arcos o sobrevolando los tejados de las colgantes joyerías. Sobre la alegoría de una paloma, vulgar, que se refugia, también al atardecer, entre los pliegues del manto de una Madonna en la fachada de la catedral".

   Incluso con un carácter más humanista se podría comentar que:
"la simpatía de la gente y su espíritu empático, mientras a la vez tienes la sensación de que te están metiendo el codo, de no saber vivir sin meter presión". O de "el joven botones, de origen indio, que por la noche, con una sonrisa afranca y amable, detiene la ruidosa aspiradora al percibir como me acerco, y deja de limpiar una moqueta que ya de tan desgastada deja traslucir el suelo de madera".



   Pero en Florencia, esto, no se puede. Solamente con entrar en la "pequeña" Capella Dei Principe -gozo indescriptible, y saturación para los sentidos-, con esa perla codificada para iniciados que es el mausoleo de los Médicis, abruma y sobrepasa lo esperado, no nos deja más opción que abdicar en el empeño, de rendir toda y cada una de las naves, y de disfrutar de cada "pequeño" descubrimiento que atesora, para admiración y asombro, esta ciudad y su historia.


2/8/13

CALENTURA



   Existe una fórmula, por todos bien conocida, que relaciona al espacio con el tiempo, que utiliza a modo de catalizador a la velocidad: [v=e/t]. Y es que me he dado cuenta gracias a que este último invierno se volvió excesívamente largo y frío, lo cual me produjo una especie de disfunción cerebral durante la huida, desesperada, que se materializó, de forma intuitiva en un nuevo paradigma del conocimiento.

   Pero comencemos por el principio, por la génesis de la idea.  
   Me asaltó ya durante el viaje, y es que, empecé a medir las distancias al destino, no como marca la norma -fuera del mundo anglosajón-, en kilómetros, sino que, empecé a hacerlo por el aumento de grados centígrados que nos faltan para llegar al destino. Ya no había que recorrer novecientos cincuenta kilómetros para llegar, se trataba de subir de los veintidós a los treinta y cuatro grados centígrados. No nos faltan 175 km para llegar, nos faltan 5ºC.
 

4/7/13

ODISEA

                                                                                                       Mercurio, Venus y Júpiter al atardecer
(Oviedo, 26-5-2013)
   Todo empezó cuando en una fluctuación del vacio, aparecimos en un espacio de condiciones muy densas, finitas y calientes.
 

8/5/13

VERDOR y FRESCOR


 Ahora es el momento, ahora, cuando el paisaje aún esta verde y fresco y los torrentes arrastran con fuerza las piedras por los arroyos. Más tarde, en el verano, cuando la masificación haga imposible su disfrute, todo se vuelva caluroso, seco, populoso, ya será demasiado tarde, ya no nos dejarán ni siquiera acercarnos.
    Me estoy refiriendo, claro está, a los Picos de Europa y, más concrétamente estoy pensando en el macizo de los Urrieles, en el sector central. El acceso más habitual, si si va en automóvil y por Asturies, es entrarle de frente, de norte a sur, aprovechar la fisura que se abre camino por la estrechez serpenteante del desfiladero que une Arenas y Poncebos, que acompañados en todo momento por el  río Cares nos llevará a las puertas de lo que para el turista accidental es el descubrimiento, sin remisión, frente a uno, por sorpresa, de una nueva perspectiva de la naturaleza. Es un no parar de forzar el cuello para mirar hacia más alto. Cualquiera de las cimas que puedes ver te parecerán inaccesibles, pero estas, pequeñas cimas, ocultan el bosque, no te dejan ver las torres que se esconden de las miradas, en el interior y en lo alto, como fortalezas que observan, detenidas en el tiempo, el ir y venir de las estaciones, y de las gentes que se esfuerzan por descubrirlas para sus vidas.
 

27/3/13

MI FLACA Y YO



   Siempre están ahí, siempre, aunque no los veas, acechándote detrás de cada sombra. Te esperan, sin importarles el tiempo, con la única intención de cogerte, o simplemente, de recrearse con tu angustia.  Buscarte en los momentos de debilidad, crearlos si los hubiese, este es su juego. Pero tú lo sabes y también sabes jugar al juego del gato y el ratón. La carrera siempre será rápida, más de lo que tú quisieses, y esto la hace peligrosa, aunque sólo para ti. Pero la decisión última es solo tuya, y es el reflejo de tu camino: Que te dejen hacer en paz.

   Aterido por el frío de la calle sales y miras a ambos lados de la carretea. Nos ves a nadie y aceleras el ritmo. Dejas una estela del humo blanco escapándose por la boca. Confías en la espesura de la noche como la única estrategia posible, en la fuerza de tus piernas como motor de salvación. Desconfías de la luz, si bien te  ilumina el camino, también es cierto que puede delatarte con demasiada antelación. Los dos, ellos y tú, os conocéis al detalle, sabéis los gustos y predilecciones que escogeréis en cada momento. Las correcciones de la estrategia se transmutan tras cada esquina o cambio de rasante y se ajustan a cada momento intuitivamente. Como en el juego del Go conviene no perder la iniciativa, no dejarse hipnotizar por los movimientos del otro y caer en sus telas de araña. Ante la duda la respuesta siempre es  la huida hacia adelante. Pero te puedo asegurar que no hay nada escrito de antemano, nadie sabe hacia que lado de la balanza se inclinará la partida hasta el final.  
 

30/1/13

MOTIVACIONES



   Te detienes y abres las puertas del coche, el calor se escapa con saña. Miras a los niños tirarse con los trineos por las laderas, mientras el aire frío te penetra en la piel expuesta a la intemperie, mientras observas la vista de las montañas nevadas. No hay prisa, pues el día es claro y luminoso, y el Sol, en todo lo alto, no tiene ninguna intención de dejarse vencer por nadie.

 

8/1/13

AGUA Y PIEDRA


   Con la anterior entrada no quiero decir que solucione la falta de colores forzando las texturas del blanco&negro. Por ejemplo, enclavado en el la parroquia de Paredes comienza una entretenida senda que atraviesa Les Foces del río Esva. Nel pueblo de Bustiello (comienzo de la ruta), podemos ver una  pequeña edificación a punto de desmoronarse, en la que dos viejos molinos se encuentran en una desigual lucha contra el paso del tiempo y el abandono secular. La imaginación es fácil presa y enseguida se deja llevar, y te llena la cabeza con el ruido del chapoteo del agua bajo el suelo, del chirriar los dos ejes del molino a pleno funcionamiento, mientras los molineros a voz en grito para hacerse oír, trabajan en duras jornadas preparando la harina, quizás de escanda o de algún otro cereal de pobre alimento. Pero ahora el molino está acumulando el polvo de la historia, la naturaleza reclama tomar posesión de lo que es suyo y el blando suelo de la fértil vega sucumbe con el peso de las paredes, que amenazan con desmoronarse en cualquier momento.

26/12/12

SEMEYA´N B&N



  Fue mi primera vez.  Fue como si se me hubiese abierto algún "chakra" olvidado, oculto desde el principio de los tiempos. Y fui perféctamente consciente del momento. Como no, después de treinta y tantos años, más o menos, "tirando fotos". Era la primera vez que me sucedía.
    Las primeras veces lo había notado al corregir alguna de ellas, en el ordenador, y al echar en falta el color o necesitar exagerar el contraste lo había encontrado, por sorpresa, de forma totalmente accidental, sin pretenderlo. Después, cuando me resultaban monótonas, probaba suerte en aquel "mar ignoto" que para mi era el blanco y negro y, alguna vez saltaba la sorpresa con algún resultado bueno. Pero seguía siendo un terreno misterioso e incomprensible, buscado en ocasiones, pero esquivo para mi. Hasta ahora.